Unos grillos enmudecieron para sobrevivir

Unos grillos enmudecieron para sobrevivir

Para esconderse de unas mortíferas moscas, los grillos de dos islas de Hawái no sólo no cantan, sino que ya no son capaces de hacerlo. Hace diez años, con dos años de diferencia, aparecieron en las islas Kauai y Oahu machos con alas alteradas. Normalmente, los grillos frotan sus alas para producir el sonido característico que atrae a las hembras. Pero las investigaciones muestran cambios en las alas silenciosas que surgen de mutaciones separadas en cada isla. Esto hace que los grillos mudos de Hawái sean un nuevo ejemplo de evolución convergente. Sus enemigas, las moscas parasitarias, tienen la habilidad de localizar a los grillos por el sonido.

Tras encontrar a su víctima la mosca rocía con sus larvas al insecto. Estas se meten en su cuerpo, se alimentan y emergen una semana después dejando atrás sólo la cáscara del infortunado grillo. La presencia de estas moscas de América del Norte ha puesto a los grillos, llegados ellos también hace relativamente poco tiempo desde Australia, bajo una gran presión para adaptarse. En menos de 20 generaciones, una mutación que deja a los machos incapaces de cantar alcanzó a más del 90% de los grillos en la isla de Kauai. Como son mudos, estos grillos machos de alas planas están ocultos de las moscas parasitarias y escapan de sus voraces larvas. Pero ese triunfo tiene un costo: es difícil encontrar pareja sin una voz.

Como estrategia, los grillos silenciosos merodean cerca de los pocos machos que aún cantan para interceptar a las hembras. Dos años después del descubrimiento de Kauai en 2003, también se hallaron grillos con las mismas alas a más de 100km, en Oahu. Los científicos primero asumieron que los grillos mudos simplemente habían recorrido esa distancia con algo de ayuda. La idea de que el peculiar rasgo hubiera evolucionado dos veces y casi al mismo tiempo parecía inverosímil. El primer indicio fue la observación de que las silenciadas alas mutantes tenían diferente forma en las dos islas.

Luego, al hacer experimentos cruzados con los grillos mudos, los investigadores confirmaron que los dos tipos de alas surgieron de un solo gen en el cromosoma X. Finalmente, la comparación de muchos otros marcadores genéticos entre los dos grupos ofreció evidencias convincentes de que las dos mutaciones ocurrieron de forma independiente. Según explica Bailey, hasta que no vio el diagrama que muestra casi ninguna coincidencia en los marcadores genéticos de cada isla no lo tuvo claro. Cuando las mismas características evolucionan de forma separada en dos poblaciones genéticamente distintas, los científicos describen el proceso como evolución convergente. Otro ejemplo es la lengua proyectil de ciertas salamandras, que parece haber evolucionado de forma independiente en más de una ocasión.

Sobre el autor

Analista de tendencias tecnológicas. Columnista en radio, TV y medios gráficos. Economista encubierto. Especialista en ecommerce. Liberal.