El Imperio de las Oportunidades: La Libertad del Conocimiento

El Imperio de las Oportunidades: La Libertad del Conocimiento

Con "Imperio de las Oportunidades" me refiero las bases para la creación de una sociedad que genere oportunidades a todos sus miembros en un marco de Libertad y sustentabilidad es que quiero dedicar un post a un tema que considero estratégico: La Libertad del ConocimientoEl mundo actual se encuentra en una intenso proceso de transición desde la ya acabada Era Industrial hacia la naciente Era del Conocimiento. Esto no sólo implica una gran reconfiguración del poder mundial y un ajuste profundo de los sistemas sociales y políticos, sino también un cambio en el peso relativo de los factores productivos de la economía.

Entre los factores productivos, será el Factor Humano (si se quiere también podemos denominarlo Capital Humano) el que pasará a estar en un plano superior, ya que este es el productor y consumidor de lo que de a poco se va convirtiendo en la base de la Economía y de la Sociedad en general: El Conocimiento.

Esta tendencia ya es conocida hace muchos años y con el paso del tiempo se viene consolidando, siendo en estos tiempos una cuestión ya consolidada. Ante esto, muchas corporaciones, estados y otras organizaciones se han lanzado a tratar de monopolizar y controlar la generación y utilización del Conocimiento.

Partiendo de la base que el "combustible" de una sociedad desarrollada es el conocimiento, un imperio de las oportunidades debe garantizar que el mismo sea libre y accesible a todas personas, así como también que el mismo se transmita a gran velocidad.

Por otro lado se debe proveer alguna clase de recompensa para las personas que lo generen y en esto ayuda en gran medida un mercado transparente que se acerque lo más posible a un sistema de competencia perfecta, donde los productores de conocimiento puedan vender rápidamente sus ideas a un gran número de personas en forma de servicios y productos complementarios, de tal forma que pueda aprovechar los altos márgenes iniciales. En otro post hablaré sobre el potencial y las limitaciones del mercado.

Es importante que los productores de conocimiento reciban una recompensa por su importante trabajo para que sigan habiendo incentivos para que continúen con su actividad, pero no es recomendable otorgarle el monopolio en el aprovechamiento de ese conocimiento.

El Conocimiento debe ser entendido como una construcción social e histórica. Nadie crea un conocimiento desde cero, el mismo siempre se apoya en conocimientos anteriores. Por ende no veo razón para que un individuo o institución ostente el uso de un Bien que a pesar de ser novedoso se basa en Bienes ya creados anteriormente.

Los sistemas de licencias y patentes son contraproducentes porque además de restringir la libre disponibilidad y transmisión del Conocimiento y por ende el acceso al mismo por parte de las personas, también entorpece el efecto multiplicador de este proceso.

Los bienes económicos materiales privados además de ser escasos; tienen, entre otras, tres grandes características:

  • Principio de rivalidad: si yo uso un bien de esa clase, el mismo no puede ser usado por otra persona.
  • Son exclusivos: se impide el consumo de estos bienes a ciertas personas en base a determinados criterios.
  • Se amortizan: en general el uso de un bien económico, lo va gastando y disminuyendo. Cuanto mas se usa mas se gasta.
El Conocimiento por su parte no tiene estas características:
  • No aplica al principio de rivalidad: si yo uso un conocimiento, un millón de personas pueden usarlo a la vez, y no sólo no van a afectar negativamente la manera en que lo uso, si no es que en la interacción social y el trabajo en red todos veamos incrementado el goce o utilidad que recibamos del mismo.
  • No es intrínsicamente exclusivo: si no mediaran artilugios legales ni restricciones en su transmisión, no habrían razones para excluir a las personas de acceder al mismo, aunque claro el uso va a depender de ciertas habilidades y capacidades adquiridas (esto lo trataremos cuando hablemos del sistema de educación).
  • No se amortiza; por el contrario cuando el conocimiento mas se usa mas se enriquece, del mismo uso van apareciendo mas y mejores aplicaciones y perfeccionamientos.

En general las reglas de la economía clásica no se aplican al conocimiento. La economía como ciencia de escasez falla al tratar de explicar el comportamiento del conocimiento, y lo peor, no puede entender todo su potencial en el desarrollo económico.

Los sistemas de patentes y licencias se crearon como un artificio antinatural para hacer que el conocimiento tenga el comportamiento y las características de un bien económico material privado y así hacerlo entrar en una concepción capitalista y elitista de oligopolios controlados por pocas manos, privando a gran parte de la población del acceso al mismo y lo que es aún peor, retrasando el desarrollo científico y técnico de la humanidad al restringir sus efectos multiplicadores.

Es así que un Imperio de las Oportunidades debe terminar progresivamente con los sistemas de patentes y licencias;  y digo progresivamente porque gran parte de la economía se basa en estos sistemas y extirparlos abruptamente generaría grandes daños colaterales.

A la vez debe generar medios alternativos para que sigan habiendo incentivos a la generación de conocimiento, pero que estos ya no incluyan el usufructo exclusivo ni derechos absolutos sobre el mismo.

Es así que propongo que un Imperio de las Oportunidades debe garantizar los siguientes principios en relación al Conocimiento:

  1. Que se considere al Conocimiento como un bien público (garantizando que no quede alcanzado por los principios de rivalidad y exclusión que rigen sobre los bienes privados).
  2. Eliminar progresivamente la aplicación de patentes y derechos de autor para que, como máximo y sólo a título transicional, funcionen como mecanismos de incentivo a la generación de nuevos conocimientos y no como un sistema monopolizador y privatizador.
  3. Luchar para que el Conocimiento sea libre y accesible a todas las personas del mundo, y que ningún estado, corporación, organización en general o persona, pretenda controlarlo y menos monopolizarlo.
  4. Fomentar que el Conocimiento sea usado libremente para el fin que se desee, sin pedir permisos a nadie y que sea adaptable a las necesidades de quien lo usa.
  5. Incentivar a que el Conocimiento sea compartido libremente con el resto de la sociedad.
  6. Que el Conocimiento pueda modificarse, versionarse y adaptarse, generándose un proceso de retroalimentación que los perfeccione en la búsqueda del Bien Común.

Sobre el autor

Analista de tendencias tecnológicas. Columnista en radio, TV y medios gráficos. Economista encubierto. Especialista en ecommerce. Liberal.