Existen grandes espacios con basura en el fondo marino

Existen grandes espacios con basura en el fondo marino

Un estudio a gran escala del fondo marino frente a la costa europea ha encontrado amplia presencia de botellas, bolsas de plástico, redes de pesca y otros tipos de basura humana en todos los puntos de muestreo. De esta forma, se ha documentado la presencia de basura marina en todo el océano y se sabe que causa problemas para los mamíferos y los peces cuando la confunden con comida o cuando ésta se enreda en corales y peces, un proceso conocido como pesca fantasma. Sin embargo, el alto coste y las variaciones en los métodos de muestreo actuales limitan la capacidad de los científicos para estudiar los restos en el fondo del marino con la esperanza de obtener un análisis completo.

Para comprender mejor el alcance y la composición de los desechos marinos en las costas de Europa, los científicos analizaron cerca de 600 transectos durante más de 10 años a partir de 32 espacios en el Atlántico y el Ártico y en el Mar Mediterráneo, a profundidades que van desde 35 metros a 4,5 kilómetros. Los científicos utilizaron fotos, vídeos y la pesca de arrastre para analizar o recoger la basura y la clasificaron en seis categorías, incluyendo plástico, artilugios de pesca, metal, vidrio, ladrillo y otros. Así, encontraron basura en todos los lugares estudiados, que van desde los mares costeros hasta la Dorsal Media del Atlántico, a 2.000 kilómetros de la tierra. Los plásticos representan el 41% de la basura y los aparejos de pesca abandonados, el 34, pero también se observó la presencia de vidrio, metal y madera.

La isla de la basura

Sobre el océano Pacífico, el más grande y profundo de la tierra, flota una isla de basura. Un lugar descubierto por casualidad en 1997. Allí,  cada año llegan más de diez millones de toneladas de desperdicios plásticos  desde distintas playas y costas. Las corrientes oceánicas las conducen a esta región del Pacífico Norte. El fenómeno es conocido como el octavo continente o la sopa de plástico. Desde medusas hasta ballenas jorobadas se ven afectadas por esta acumulación de basura. Se prevé que cada año más de un millón de aves marinas y cien mil mamíferos y tortugas marinas mueren porque se alimentan con restos de plástico tirados al océano, pues los confunden con su alimento habitual.

El 20% de los responsables de la cantidad del plástico acumulado en esta región son los barcos de pesca y los buques. El 80% restante es asunto de los seres humanos sobre la tierra. Así es como un cuarto del área de la superficie del planeta se ha convertido en un acumulador de desechos de plástico flotante.

Sobre el autor

Analista de tendencias tecnológicas. Columnista en radio, TV y medios gráficos. Economista encubierto. Especialista en ecommerce. Liberal.